Copos de nieve

Me gustan los copos de nieve,
porque pese a unas geometrías prescritas,
se visten en cada invierno de nuevas formas y aristas,
no precisan ser silueta homogénea y sinuosa,
ni se ciñen a un estándar de belleza presuntuosa,
me gustan los copos de nieve,
porque no anhelan ser otra cosa más que nieve